Archive | General RSS feed for this section

¡Quiero que me responda, Sr. Productor!

29 Nov
Guionista esperando

Forma en la que ocupa el tiempo un guionista-tipo mientras espera la respuesta de un productor.

Puedo soportar que mi madre me dé la callada por respuesta cuando la felicito por su día con retraso de una semana. Soporté también que mi hermano me retirara la palabra durante un mes cuando, contra su voluntad, le senté en un columpio y puse en práctica lo que había aprendido en el instituto sobre la fuerza centrífuga, saliendo disparado su tierno cuerpecito a quince metros de distancia para luego estrellarse en el suelo. Sin duda, demostré que Newton estaba equivocado.

¡Soporto!, aunque me lleven los demonios, que mi novia parezca salida de una película muda durante el fin de semana en pago por algo que hice (o no hice) el lunes.

Pero lo que no aguanto de ninguna de las maneras, lo que más me toca la moral -por no mencionar a los socorridos huevos-, es que tú mandes ilusionado tu guioncito a un productor que te lo ha pedido y ya nunca más vuelvas a saberse de él. De la noche a la mañana, esa persona desaparece del mapa.

Tú, para no resultar pesado ni engorroso, das el consabido mes para que pueda leérselo tranquilamente (¡un mes para algo que se lee en hora y media!). Ya conocemos todos que los productores son personas profundamente ocupadas y con centenares de miles de millones de asuntos de enorme importancia en sus cabecitas. Por no hablar de las toneladas de guiones que reciben a diario. El caso, es que todos sabemos que ellos tardan del orden de un mes en “estudiar” tu material. Por eso lo aceptamos y respetamos.

Ahora bien, lo que no logramos entender es por qué carajos no nos dais después una respuesta. Nosotros, los guionistas, somos gente recia. Estamos acostumbrados a los descalabros y sinsabores. Podemos soportar perfectamente un “no” sin meter la cabeza en el cortacésped. Entonces, ¿por qué no nos respondéis? ¿Por qué no nos decís algo? Creo que es algo de primero de educación básica.

Guionista furiosoAlguno puede que piense: “Que no te responda, ¿no es ya una respuesta? ¡Menudo guionista de pacotilla estás hecho que no entiendes el subtexto de la situación!”. Pues no, señores. Callarse, en este caso, no es una respuesta aceptable. Es el maldito limbo. Queremos concreción, un sí o un no. Porque es en esos momentos de suspensión indeliberada del conocimiento cuando nosotros -los guionistas- más sufrimos.

Por ello, desde este humilde blog, para una dignificación de la profesión desde la más estricta Ética, animo a todos los productores a pronunciarse sobre los guiones que reciben y, supuestamente, leen. Y haré especial énfasis en que preferimos oír un “no” desnudo a no oír nada en absoluto. Sin duda, eso mejoraría notablemente la imagen de los productores.

Hubo un tiempo, querido lector, que esto no era así. Sé que te parecerá raro, pero es cierto. Antiguamente las productoras se leían tu material y te contestaban. Y como para muestra un botón, aquí te dejo el formulario estándar que recibía el guionista en su casa por parte de la productora Essanay Studio una vez había “estudiado” el guion de turno que le habían enviado. Al parecer, esto era lo más normal del mundo… ¿Te lo puedes creer? Snif, snif…

Hoja de devolución de guiones

Hoja clásica de devolución de guiones

¿Cómo tener éxito en una prueba de guion? (II)

19 Nov
Caricatura de un guionista

¡Cuidado, hay un guionista armado en la sala!

La semana pasada vimos los consejos que debemos darle a nuestro amigo guionista que está buscando trabajo hasta en Camerún. Todos relacionados al modo mejor en que debía ejecutar la prueba. Ahora vamos a darle otros consejos relacionados con todo lo que envuelve a la prueba en sí y que si los sigue al dedillo, logrará mucho más que la gran mayoría de candidatos.

  1. Adjunta tu currículum actualizado. En él, debes poner tus datos básicos: teléfono con el que contactar contigo, dirección de correo electrónico y, muy importante también, dirección postal completa. Esto es así porque muchas veces se buscan guionistas para hacer una incorporación inmediata de última hora, y la productora no puede permitirse esperar a que una persona se mude de provincia (más que nada porque durante unos días ese guionista estará más preocupado por ver si encuentra piso de alquiler que del programa en cuestión). También puede pasar que quieran a alguien de Barcelona, Málaga, Cuenca o Badajoz porque les venga bien esos perfiles para una determinada sección. Nunca se sabe.
  2. monigote CV

    ¿Te enseño la versión resumida o la larga?

    No aburras en tu CV con un listín de cursos y talleres a los que has asistido. Si has estado con los creadores de Perdidos ponlo, pero el curso de verano de tu pueblo puedes omitirlo (a menos que hayan ido a darlo los creadores de Perdidos).

  3. No hables de proyectos fallidos. Si no es estrictamente necesario no lo hagas, en serio. Todos tenemos guiones de películas maravillosas acumulando ácaros dentro de un cajón, o biblias de series de televisión que sirven  de apoyo a la pata de la mesa. Da mala imagen por lo general, y eso es lo último que queremos.
  4. Si no te lo piden, no adjuntes otras obras tuyas. Apenas tendrán tiempo para leerse y valorar tu prueba como para además ponerse a leer tu guion maravilloso acumula-ácaros o la biblia sujeta-mesas. Además, tu lector no tiene poder de decisión ninguno sobre tu material.
  5. Usa un correo serio. ¿A qué me refiero? A que no mandes nada desde tu-papito-rico@hotmail.com, magdalena16@hotmail.com o darth_vader_gaditano@hotmail.com. Si no tienes un mail profesional ya es hora de hacértelo. Tener una cuenta en gmail da seriedad al asunto.
  6. Ofelia

    Ofelia. Secretaria-tipo que decidirá si tu correo es oportuno o no.

    Evita hacer un chiste en el correo. Tienes que ser gracioso y ocurrente en la prueba, pero tratar de serlo también en el correo puede jugarte una mala pasada. Procura ser serio, riguroso, profesional… Piensa que puede que sea la secretaria la que tenga que recibir todos los mails e imprimir las pruebas para dárselas luego al coordinador de guion de turno, y si la secretaria no se ríe con el chiste de “en qué se parece una mujer a un paracaídas”, la llevas clara.

  7. No hagas una valoración de tu prueba. ¡Jamás de los jamases! Esto es de las peores cosas que se te pueden ocurrir. Si mandas la prueba y dices en el correo que “creo que no me ha salido del todo bien”, ni se la van a leer. Pero tan malo como eso es decir que “es el mejor sketch que he escrito nunca, seguro que te vas a desternillar de risa”. Porque a lo mejor, no es tan bueno como crees. Mejor escribir en el cuerpo del correo algo breve y neutro, así cubrirás tu espalda.

Y una vez hecho esto, si de verdad quieres que no te odien en la productora ni te cojan manía:

  1. No incluyas al remitente en tu lista de contactos. No querrás que él disfrute de los correos que son presentaciones de Power Point de “Encuentra un trasero entre estas fotos de melocotones”, ni de “Acabo de subir mi corto a un festival, dadle al Like, por vuestro padre”. Si haces eso, serás una persona sin amigos.
  2. No te obsesiones con los derechos de autor. En las pruebas, no hay derechos de autor. Da igual que hayas escrito un sketch digno de los Monty Python, nadie va a robarte una idea. Así que no agobies pidiendo inmunidad y un juramento firmado de que no usarán tu prueba para conseguir en su programa el próximo minuto de oro.
  3. Coordinador guion.

    He aquí una buena representación de qué desearía hacer un coordinador de guion con un aspirante cuando ha recibido treinta cadenas de mail en una semana.

    Sé paciente. No hace falta que preguntes todas las semanas sobre tu prueba. Si te cogen, ya te llamarán. Muchas veces, pueden pasar hasta seis meses antes de que decidan con qué guionista se quedan. Así que sé paciente y sigue tu vida con normalidad. Conciénciate de que no lo has logrado, así si lo consigues te llevarás una alegría.

  4. No invites al remitente a tu Facebook, Tuenti, Twitter… Igual que antes. El remitente no es tu amigo, es tu jefe. Así que cuidado con la confianza que te tomas con él.

Esto es todo lo que debe tener en mente tu amigo guionista para enfrentarte a una prueba de guion. Espero que le sirva de ayuda. No puedo asegurarle que cumpliendo todos estos pasos religiosamente se vayan a quedar con él, pero por lo menos pasará los primeros filtros y causará una buena impresión.

El morbo del lector

15 Oct
Por el ojo de la cerradura

Nuestros relatos son los ojos de cerradura por los que miran nuestros lectores.

No discutiré que la principal fuerza motora de la sociedad de hoy en día sea el dinero. Él hace que nos levantemos cada mañana bien temprano, cinco o seis días a la semana, once meses al año. Las diversiones solo son divertidas en función de cuánto vayan a costarnos y de si nos las podemos permitir. Por no hablar de que el color verde del dólar es el único que podemos apreciar en nuestros sueños y aspiraciones futuras. Pero ¿cuál piensas, querido lector, que es la segunda fuerza más poderosa que nos mueve? ¿El amor?, ¿el poder?, ¿la familia? Nada de eso. La segunda gran fuerza motriz es el morbo. Saber de los demás lo más íntimo e inconfesable, saber las cosas que le hacen vulnerables, conocer sus secretos y,más que nada, sus miserias (porque siempre es reconfortante estar al tanto de que hay otros que está peor que uno mismo).

Los escritores somos unos grandes morbosos. Nos gusta hurgar en las sombras de nuestros personajes y sacarlas a relucir sobre el papel en blanco como si fuéramos periodistas del corazón. No obstante, no es de esta morbosidad de la que quiero hablaros hoy. Sino de la que experimenta el amigo/familiar/editor que conoce directamente al escritor.

Cuando los que nos dedicamos a escribir terminamos con algo, es como si nos ardiera en las manos. Necesitamos enseñárselo a alguien, al mundo entero. Por mucho que pretendamos negarlo, tenemos esa necesidad subyugante de hacernos notar frente a los otros -quizás porque nos hemos pasado los últimos meses sin hablar con nadie real y tenemos miedo a que nos olviden-, y por supuesto, también queremos que nos digan que nuestro niño es el más guapo de todos. Así que, lo primero que hacemos es entregarle el material a familiares y amigos. No porque busquemos una opinión técnica, sino para ver cómo cala en el público raso. Ellos, por supuesto, lo aceptan encantados. Son tu pequeño (y primer) club de fans.

Ahora bien, ellos, ¿lo hacen por amor? No mucho. ¿Lo hacen porque tienen mucho tiempo libre? Seguro que no. ¿Porque leerte es el mayor de los placeres? Tus ganas. ¿Entonces? Justo lo que estás pensando. ¡Por morbo!

Hombre-cerradura

Una solución sería convertirnos en hombres-cerradura, pero ¡menudo cabezón tendríamos!

Los lectores de los escritores que conocen quieren ver dónde está ese escritor, en qué personaje, en qué diálogo, en qué hechos… Están seguros de que has puesto tu corazón y tu alma por alguna parte y quieren encontrarlos. Afinan su olfato y se detienen en cada detalle tratando de conectar las palabras con situaciones que te hayan ocurrido en la vida real. Buscan momentos que les resulten familiares y personajes que le recuerden a otros. Y esto es como el que se tumba en el suelo mirando a las nubes, que al final acaba viendo cosas donde no las hay.

Entonces, después de una o dos semanas, le preguntas a ese familiar o amigo qué le ha parecido tu obra. Al principio te alaba un poquito (¡y maldito sea si no lo hace!), pero luego se te queda mirando con la cabeza ligeramente ladeada, los labios apretados sosteniendo una sonrisilla de autosuficiencia, y te suelta como el detective que acaba de resolver el caso más importante de su vida: “Tú eres (nombre del personaje), ¿verdad?”.

El tiempo se detiene a tu alrededor. Te le quedas mirando con los ojos como platos. Estás totalmente en shock por lo que acabas de oír. “¿De verdad me relaciona con el travesti de la historia?”, piensas.

Y luego remata la frase diciéndote: “No hace falta que te diga que si hay algo que te preocupa para eso estamos la familia/los amigos. Así que tú dirás”. Instante preciso en que el café te entra por otro conducto.

Garfield detective

¿Es que no pueden limitarse a leer y disfrutar?

Los escritores, al poner normalmente nuestro mundo más íntimo a flote, somos una jugosa carnaza para ser devorados por el apetito morboso de los demás, y esto provoca que no sea raro que se nos atribuyan pensamientos, reflexiones, acciones… que no son nuestras, sino de los personajes. Porque muchas veces no conseguimos hacer entender que nuestros personajes no somos nosotros. Son personas independientes que piensan y sienten por sí mismos, y que nosotros lo único que hacemos es transcribir lo que nos dictan.

Por último, te daré un consejo a ti, escritor, para la próxima vez que te pase algo así: en lugar de enfadarte con tu interlocutor por el bajo concepto que está demostrando tener de ti -que lo único que consigues es ratificarle su disparatada teoría por eso de “quien se pica ajos come”-, hazle dudar de sus capacidades detectivescas. Dile algo del estilo de: “¿Estás seguro que soy ese personaje y no otro? Creía que estaba más claro”.  Con un poco de suerte abandonará la idea de que el travesti eres tú.

Pero eso no es lo que más te debe preocupar. Preocúpate de que te hayan pillado tan fácilmente ocultándote detrás del travesti…

Patricia Star

Quizás con un poco más de maquillaje…

Curso de dramaturgia: el texto teatral

24 Sep

Kreative Front

Un Escritor En Apuros va a impartir un curso de dramaturgia en la escuela de cine on-line Kreative Front, dirigido a todos aquellos que desean profundizar en el trabajo narrativo para teatro, a los que quieren poner voz a personajes sobre un escenario ante el público y especializarse en esta disciplina de la más antigua forma de narración.

Teatro della Pergola¿Sabes lo que se siente al sentarse entre el público en una sala oscura y ver que salen a escena, justo delante tuya, aquellos personajes que tú inventaste de cero a solas en tu casa? ¿Sabes lo que significa contagiarse de la emoción del público cuando todos ríen, lloran, aguantan la respiración… justo en aquellos momentos que tú ideastes? ¿Sabes lo que es sorprenderse cada día al revisitar tu obra, pues cada día es distinta al día anterior?

El teatro es una de las experiencias más gratificantes para aquellos a los que nos gusta escribir para un público, y ahora ha llegado la oportunidad de que tú también puedas aprender las técnicas que harán realidad esa idea que lleva tiempo queriendo salir de tu cabeza.

El curso tiene una vocación preeminentemente práctica, pues pienso que solo es a través del hacer, el modo en que se puede aprender. Y, lo mejor de todo es, que al ser on-line la barrera geográfica deja de ser un impedimento para aquellos que deséen de verdad convertirse en escritores. Permitiéndoles así mismo una organización de su tiempo a medida.

Duración

La duración del curso será de 12 meses, donde habrá:

– 100 horas teóricas

– 150 horas prácticas

El inicio está previsto para el día 1 de octubre de 2012.

Temario

– ¿Qué es la dramaturgia? Funciones del dramaturgista y de la dramaturgia.
– La idea.
– Escuelas dramáticas.
– Género. ¿Qué es? Clasificación de géneros. Características de los géneros teatrales.
– Estilos dramáticos.
– Construcción del personaje I.
Actores  de teatro– Construcción del personaje II.
– Argumento, trama e intriga.
– Tema: tesis, antítesis y síntesis.

– Conceptos básicos I: acto, cuadro, secuencia, escena y unidad motivacional.
– Conceptos básicos II: acción (tipos y naturaleza) y conflicto.
– Acotaciones escénicas.
– Espacio escénico y espacio dramático.
– Motivos.
– Móvil dramático y puntos dramáticos.
– Tensión.
– Ritmo: visual, sonoro y lingüístico.
– Lenguaje.
– Tratamiento y forma.
– Plantillas de corrección.
– Creación dramática.

Metodología

Ejercicios

Cada entrega de contenidos contendrá una entrega de ejercicios para fomentar la comprensión de los textos.

Prácticas

1º cuatrimestre: definición de la idea, escuela, género y estilo dramático de lo que será tu obra de teatro. Creación y desarrollo de los personajes. Búsqueda y esbozo del argumento.

2º cuatrimestre: creación del espacio escénico y dramático. Estructuración de la obra y estudio de la tensión y el ritmo.

Proyecto final

Elaboración del libreto completo de una obra de teatro de entre 90 y 120 minutos. Dossier de venta.

Otros contenidos

A lo largo del curso se animará al alumno a leer grandes obras de referencia del mundo del teatro en función de su escuela, género y estilo escogidos, resaltándosele los aspectos más importantes para un mayor aprendizaje.

Teatro

Para más información sobre precio del curso, formas de pago y matriculación, visita el siguiente enlace (este) o escribe a la dirección de email info@kreativefront.es.

No dejes pasar esta oportunidad. Es el momento de elegir entre seguir diciendo que vas a hacer algo, o hacerlo de verdad.

Área de motivación: Ni los más grandes lo hacen a la primera

17 Sep
Aaron Sorkin

Aaron Sorkin, nacido en 1961.

Fuera del panorama español, hay dos guionistas a los que sigo con reverencia y les profeso especial admiración. Para mí, suponen el summun de aquello a lo que cualquier guionista amateur (y no tan amateur) debería aspirar. Se trata de Michael Arndt y de Aaron Sorkin, estadounidenses los dos.

El primero se dio a conocer y ganó un Óscar gracias al guion de “Pequeña Miss Sunshine“, superándose años después con la fabulosa “Toy Story 3” (no se me ocurriría mejor cierre de tan entrañable trilogía). Sorkin tiene una carrera más dilatada: no solo es guionista cinematográfico sino también dramaturgo y guionista de televisión. Ha cosechado éxitos en los tres ámbitos, y ahora mismo es una de las figuras más respetadas de Hollywood -sobre todo tras ganar un Óscar merecidísimo en 2011 por el guion-adaptado de la película “La red social“-. Y será precisamente en este último en quien me detenga hoy, con motivo de unas declaraciones recientes hechas a El País debido al estreno de su nueva serie televisiva “The Newsroom“.

Con “The Newsroom” (emitida en España por Canal+), cierra su particular trilogía destinada a los medios de comunicación. La primera entrega fue “Sports Night” –dramedia sobre el mundo de las noticias deportivas-, y la segunda “Studio 60 on the Sunset Strip” -reconocidamente inspirada en “Network (un mundo implacable)“, narra aquello que queda oculto entre bambalinas en un programa televisivo de éxito-. Para cerrar el círculo, crea esta nueva serie que pretende ser muy crítica con el mundo del periodismo en los noticieros de las grandes cadenas de televisión.

Pero no pretendo aburriros con datos sobre su vida y obra, sino rescatar unas declaraciones que considero de lo más inspiradoras y que nos hace recordar, cuando creemos que somos unos escritores desprovistos de cualquier atisbo de talento, que ni ellos, los más grandes, lo hacen a la primera. Juzga tú mismo:

The Newsroom

“The Newsroom”, protagonizada por Jeff Daniels.

¿Cuál es su secreto como escritor?

¿Pasarme un año encerrado hasta que completo un trabajo? Escribir consiste en comprender la intención de los personajes y los obstáculos a los que se enfrentan. Alguien quiere algo y algo está en su camino. Saber lo que quieren tus personajes, si es dinero o ganarse a la chica o la fama, y qué es lo que necesitan para conseguirlo. Una vez que tienes eso, ya estás a mitad de camino.

¿Cuándo se da cuenta de que algo que ha escrito está mal?

En el instante mismo en que lo escribo. Soy como un jugador de béisbol, que sabe cómo ha sido su jugada nada más escuchar el sonido del bate. Y da mucha vergüenza. Es uno de los problemas cuando haces televisión. Me gusta la inmediatez del medio y cómo me permite expandir la historia en diez episodios. Pero no nos engañemos. Los días en los que escribo mal superan con mucho a aquellos en los que lo hago bien. Siendo generoso y barriendo para casa, diré que tengo diez días malos por cada uno bueno. Y cuando escribo un guion de cine o una obra de teatro, si un día no lo hago bien, tengo la opción de mejorarlo al día siguiente. Pero en televisión tienes que seguir escribiendo incluso cuando lo haces mal. En The Newsroom me di cuatro episodios de ventaja antes de comenzar el rodaje. Y me encantó la idea de comenzar la emisión una vez rodados los diez episodios de la primera temporada. Porque así no hubo forma de que las críticas influyeran en el resultado final. Porque concebí la serie como una historia de diez horas con prólogo, que es el episodio piloto.

¿Que hay de Quijote en usted? ¿Quizá la semilla de su idealismo?

Puede que tenga razón. Y aunque insisto en que The Newsroom es una obra de ficción que solo pretende entretener, si hay algo que me gustaría conseguir de mi público, algo que me gustaría que sacaran de la serie, es inspirarles para que lean El Quijote, alguien que luchó por lo que merecía la pena luchar junto a su fiel Sancho en un momento en el que la España de la Inquisición hacía cosas que parecían impensables. Los protagonistas de mi serie también se esfuerzan en su quimera. Y al igual que El Quijote, fracasarán una y otra vez porque sus metas no son realistas. Pero te hacen sentir que es posible soñar sueños imposibles.

Se puede decir más alto pero no más claro. Espero que estas pequeñas perlas de sabiduría te motiven tanto como a mí a seguir soñando sueños imposibles.

Si quieres leer la entrevista entera (lo recomiendo), la tienes aquí.

¿Adónde se fueron las Musas, adónde?

31 Ago
Las Musas

Melpómene, la musa de los escritores. Quizás venga en las Páginas Amarillas para un caso de extrema urgencia…

Aquellos que nunca han tenido la necesidad de escribir y, por tanto, no escriben; suelen hacer dos cosas cuando yo les digo feliz y dicharachero que eso para mí es algo que practico a diario y que además me dedico a ello de forma profesional. La primera es dibujar una sonrisa enorme y mirarte con ojos pequeñitos mientras en su cerebro brota inevitablemente la frase “muerto de hambre”. Lo cual es ostensiblemente falso. Tengo hambre pero sigo vivo. Y la segunda es espetarte con una pregunta que a mí siempre me ha resultado especialmente simpática e ingenua: “¿Y qué haces cuando no estás inspirado, fumarte un porro?”. En ese momento yo siempre dibujo una sonrisa enorme y lo miro con ojos pequeñitos. Pero prometo que a mi cerebro no acude frase alguna. Nunca…

Pienso que es creencia común que los escritores escriben única y exclusivamente cuando están inspirados, cuando son visitados por las codiciadas Musas, y no hay nada más equivocado que esto.

El que escribe sabe perfectamente que nuestro oficio tiene poquísimo que ver con la inspiración divina y sí mucho con el trabajo constante y duro. Yo cada día lo veo más como un oficio técnico, donde existen unas herramientas a nuestra disposición y una teoría que debes conocer y dominar, y de la aplicación de todo ello surge el relato, cuento, guion, novela… de turno.

Mario drogado

-Puesh a mí con estash zetas ze me ocurren unas historiash cojonudas…

Todo esto se ve muy bien cuando tenemos fechas de entrega muy ajustadas, que es el momento en que nos convertimos en una especie de zombi que en lugar de cerebros busca cafeína y patatas fritas de paquete. Nos encerramos en nuestro cubículo y nos olvidamos de lo deseable y presentable que sería tener la cama hecha. Y nos pasamos horas y horas frente al ordenador hasta tener el blanco de los ojos como el culo de un mandril. ¿Te resulta esa situación muy “inspiradora”? Presumo que no, porque tradicionalmente uno se inspira en lugares de gran belleza, rodeado de arte, conversando con gente profunda o recurriendo a los consabidos psicotrópicos. Y bajo ningún concepto pienses en nuestro cubículo como algo remotamente próximo a eso. Mas, sin embargo, el “milagro” sucede. Terminamos con un montón de páginas decentemente escritas. No hemos tirado de inspiración, sino de técnica y trabajo duro.

“Entonces, ¿nunca estáis inspirados?”. ¡Por supuesto que sí! Y es por esos momentos por los que todos rezamos, pues te das cuenta de lo maravilloso que resulta escribir. Te sientes reconfortado y válido en tu trabajo. De tu imaginación surgen personajes, situaciones, diálogos, versos… que nunca hubieras soñado que  tú serías el responsable, y ahí están, delante de ti. Por lo general, esos fogonazos embriagadores de buena literatura permanecen en la obra final, pues proceden de lo mejor de uno mismo. Aunque por desgracia, como todo lo bueno, es muy breve. Es como hacer el amor. Te tiras horas y horas haciéndolo (¡fantasma!), para llegar al orgasmo, que no dura más que unos segundos.

De modo que, ¡oh, escritor! Cuando sientas que las Musas te han abandonado reconfórtate pensando que aún tienes todo lo que has aprendido durante tus años de escritura, y que es justo ahí donde reside tu auténtico talento.

Woody Allen y Scarlett Johansson

¿Alguna duda de por qué la señorita Scarlett es la Musa de Woddy?

Guía Punto de Encuentro 2011/2012

17 Jul

Últimamente parece que la cosa va de joyas. Resulta que en una de mis andadas por la Red, he descubierto algo que puede ahorrar horas y horas de paciente -y muchas veces desesperante- búsqueda al escritor que tiene un guion bajo el brazo y pretende venderlo, o al que quiere probar suerte echando currículum en televisiones y productoras, o al que ande sondeando escuelas de formación, etcétera, etcétera, etcétera. Sinceramente, yo creo que esto nos viene de perlas a todos.

Se trata de una guía bastante completa del año 2011-2012 donde puedes encontrar el teléfono de contacto y la dirección de empresas dedicadas al mundo del audiovisual en general, ¡y ordenadas alfabeticamente! Las empresas se ordenan atendiendo a las siguientes categorías:

Niño abrazando un libro

Así me sentí yo cuando encontré esta guía.

– productoras

– alquiler

– servicios de producción

– proveedores de equipos

– ingenierías

– consultoría

– distribuidoras

– agencias

– televisiones

– organismos

– asociaciones

– formación

Pero una vez más, lo mejor es que lo veáis con vuestros propios ojos. Después de esto, acepto invitaciones a almorzar. Que ustedes la disfruten:

Guía Punto de Encuentro 2011/2012